Una nueva compañera de viaje (Puerto Iguazú – Misiones –Argentina)

Hace mucho estuve nerviosa y ansiosa por la llegada de una amiga de la Infancia y al fin llego: “¡Bienvenida Gina!”. Gina es la hija de muy buenos amigos de mis padres y por toda la vida llevamos una amistad profunda.  El reto ahora era reunir a nosotros tres que funcionemos como equipo ya que Luis y ella no llevan un idioma en común. Pero rápido se mostró que todas mis preocupaciones eran en vano ya que los dos reían juntos comunicándose con mucha creatividad.
Gina llego llena de curiosidad e intentamos  mostrarle el mejor lado de lo que ofrece argentina. Todos los días no podía faltar un grueso pedazo de carne acompañando de un buen vino argentino. Gina casi no se podía tranquilizar por que se emocionó mucho comiendo tan buena carne que nosotros ya empezamos a tomar de garantizado.
El primer día sin lluvia aprovechamos para visitar Güira Oga un refugio de animales silvestres. Parece a un zoológico al aire libre pero su misión verdadera es curar animales que se encuentran heridos o volver animales a la selva que fueron decomisados de tráfico ilegal. Otro proyecto es la reproducción de especies en extinción con el fin de liberar la cría de vuelta a su ambiente natural. Nos llevamos buenos recuerdos de esa visita con un guía bilingüe y además podíamos apoyar una ONG que intenta hacer una diferencia. Y esa misma noche Puerto Iguazú ofrecía un concierto de orquestras juveniles de todas partes del mundo, un gran evento que disfrutamos mucho y para alegría de Gina y mi un big band suizo de swing cerro la noche de una manera muy alegre.
Como gran final fuimos el día siguiente visitar las famosas cataratas del Iguazú, créanme es una maravilla de la naturaleza que muestra su fuerza y belleza a la vez! Siento que se necesitara más de un día para conocer todo el lugar. Las cataratas están formadas por 275 saltos, el 80% de ellos se ubican del lado argentino. Un espectáculo que se puede conocer con facilidad gracias a un tren que te lleva hasta la garganta del diablo y al inferior de las cataratas. En cada estación de Tren nos esperaron amigables cuatíes que se acercaban al humano con gran confianza solo para buscar un poco de comida y bueno es mejor andar con cuidado por que son muy ansiosos! De suerte las cataratas están totalmente insertadas en áreas protegidas. Ademas fueron elegidas como una de las «Siete maravillas naturales del mundo». Por su gran popularidad creo que vale la pena visitarlas fuera de temporada y durante la semana cuando uno logra disfrutar momentos más íntimos.

Es hora de volver a Brasil! Hasta la próxima…ta ligado!

Triple frontera



Güira Oga




Kombinautos en la Ruta



Las Cataratas de Iguazu








“Paso Rosales o Pepirí Guazú



admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *